4 maneras de jugar con accesorios

Pocos meses atrás di una clase exclusivamente sobre accesorios que me dejó reflexionando en varios conceptos… Esta semana las chicas de la joyería española Coolook, situadas en la calle Rostand (Carrasco, Montevideo) me prestaron algunas piezas para divertirme y se me ocurrió que podían ser la excusa perfecta para ejemplificar algunas ideas con respecto a los accesorios, para tener en cuenta.

1.

Hay dos tipos de accesorios. Están los complementos y los suplementos. Pero ¿cuántas veces los diferenciamos? A veces queremos lucir una pieza llamativa y olvidamos que aquello que llevamos puesto, no amerita más que un sutil detalle, es decir, un complemento. Si bien soy de la teoría de que “más es más”, a veces es importante darle a determinados accesorios, el protagonismo que merecen.

Lo mejor de My Coolook (la línea de Coolook que te permite crear tus propias joyas) es que en pocos pasos, podemos convertir un complemento en un suplemento.

Con las piezas que me prestaron, armé un primer look maximalista, con una falda midi frambuesa, un sweater en un color que me gusta llamar “oro bizantino” y unos tacos grises. Este primer conjunto no amerita más que sencillos complementos (aunque no por eso menos divertidos). Entonces, opté por las tan características ranitas Coolook en dorado con un colgante a tono (también Coolook).

Luego, le agregué a las ranitas una segunda pieza con cuarzos rosados, convirtiendo un complemento en un indiscutible suplemento. Para esta segunda caravana opté por un look más simple con jeans blancos, calzado neutro y una blusa ochentosa con escote en U profundo, que le diera a las joyas la importancia que amerita en este caso.

2.

La tendencia puede enloquecernos a veces. Compramos caravanas simétricas y vuelven las asimétricas. Compramos asimétricas y regresan las simétricas. Pero la línea My Coolook no tiene este problema. La misma nos permite crear un diseño regular o irregular en base a nuestro mood de cada día.

En este caso, armé primero dos piezas simétricas y me las imaginé con un look de día para un almuerzo o para ir a trabajar. Pero luego pensé ¿qué pasaría si tuviera, actualmente en plena semana de MoWeek, que asistir a un desfile? Entonces se me ocurrió que la solución sería llevar en mi cartera una sola caravana para hacer una combinación dispar y darle a mi conjunto, un toque de diseño.

Como muestro en las fotos a continuación, realmente me inspiré en el armado de la segunda caravana, con el fin de que se note el contraste.

3.

Para muchas mujeres, son cada vez menos los días que podemos pasar por casa a cambiarnos después del trabajo antes de salir a cenar. Pero no es nada que no se pueda solucionar equipándonos con los accesorios correctos. Como pueden ver en la imagen abajo, hoy estuve así vestida todo el día. Zapatillas deportivas rosadas, biker shorts, una camisa blanca, un blazer que solía ser de mi tía y unas caravanas Kraz de Coolook, de cuarzo rosado.

¿Cómo convertiría este outfit en uno nocturno en pocos pasos? Llevando un blazer negro de abrigo, agregándole a mis caravanas una llamativa lágrima de ónix y, si tengo un bolso que lo amerita, cambiándome el calzado también. La magia de los accesorios es que con muy poco, transforman un conjunto por completo.

4.

A veces compro una prenda o un par de caravanas y sorprendo a muchos usándolas en horarios que ellos no lo harían. “¡Qué look para las nueve de la mañana!” o “Eso yo lo usaría para un casamiento” son algunos de los comentarios que recibo a menudo. Me encanta mostrar la inesperada versatilidad de algunas prendas y accesorios.

 

Las caravanas arriba, por ejemplo, muchas se las llevan de Coolook para lucir en ocasiones especiales. Por eso, quise mostrarlas con un look más arreglado y con otro más casual.

A veces, un accesorio importante puede darle el brillo que un jean y una t-shirt básica necesitan.

Sacá a relucir tus accesorios, animate a jugar con tus looks y probá la versatilidad que una joya te puede obsequiar. ¡Te podrías sorprender!

The Strawberry Blonde

Joyas: Coolook Uruguay